Sonando en Cuba, el programa

6-10
Ante todo quiero expresar mi eterna consternación por el brutal crimen perpetuado contra el vuelo 455 de Cubana de Aviación en Barbados, por unos de los peores hijos que esta gloriosa tierra vio nacer. Aunque los asesinos de aquellas 73 personas no sean condenados por nuestra justicia, la historia nunca los absolverá.

Gloria eterna a los caídos por el terrorismo.


Escenario fabuloso del programa “Sonando en Cuba”. Tomado del sitio de la tv. cubana.

Hola:-)

Hace unos días comencé a leer el primer artículo de Paquita Armas Fonseca sobre el programa “Sonando en Cuba” 1, no terminé de hacerlo pues me resultó aburrido. Hoy comencé la lectura de un segundo trabajo y me pareció igualmente tedioso. Pensé que la periodista haría una crítica fundamentada en sus discernimientos como lo he notado en otras ocasiones; pero no, me parecieron sus palabras mera exaltación a un programa que se hizo con mucho amor y cariño —sin ironías mías. Bueno, ella habrá tenido sus razones. La vida me ha enseñado que las personas que conocen lo que hacen, según maduran, sus puntos de vista son cada vez más justos aunque otros no lo comprendamos. Entonces, ya que las palabras de paquita en estas ocasiones no me han llenado de satisfacción, el móvil —bien intencionado— de este artículo es simplemente opinar sobre el programa televisivo antes mencionado.

En Cubadebate leí muchos comentarios sobre ambos artículos, unos halagando la propuesta de la televisión y muchos más, criticando, señalando lo que evidentemente estuvo mal.

A mi juicio el espectáculo tenía más cosas malas que buenas, aunque las buenas hayan sido numerosas y de mucho peso para nuestra cultura; de esto último no tengo dudas. Soy del criterio que lo bueno hay que apreciarlo en su justa medida; pero las buenas cosas son las que tenían que ser; es un deber, un compromiso, una obligación de los que tuvieron que ver con la realización del programa que así fuera. Ahora bien, las malas a nadie le gustan y no deben dejarse pasar por alto. Por eso hay que escuchar críticas y admitirlas según la capacidad apreciativa de cada cual y nunca, utilizar las buenas cosas para atenuar las negativas. Sólo teniendo bien en cuenta lo negativo, podremos dar valor a lo bueno, lo mejor, lo bello.

Sin más, mis apreciaciones:

  • Para el futuro programa —porque la música y el país lo necesitan— deben superarse, porque si siguen imitando, fracasarán. Seguro estoy que se puede hacer un espectáculo que no sea calco de otros —la Voz… o NBL. Se pueden tomar cosas de los demás, las mejores, eso es inteligente; pero las peores… La irrupción en la privacidad de los hogares, la puesta de afiches sin consentimiento, exponer a los familiares a improvisar palabras sin estar preparados e inventar cosas como el minuto para salir a escena, buscando alargar el tiempo de duración del programa, fueron entre otras, lo peor de las imitaciones.
  • La conducción me dejó mucho que desear. La selección de un actor para ese rol, fue una improvisación más de las que nos tiene acostumbrados nuestra televisión.
  • El jurado, concuerdo con muchos que debió estar integrado por personalidades de esa música que se defendió. En Laritza Bacallao y en El niño, yo no vi a esas personas idóneas —no merecían ser ellos—; así como debieron estar cantantes de otras partes del país. Debió haber un premio de la popularidad —evidentemente a Rosalía Gómez Hasty— de esos que emplean sms para sufragar gastos: esto era para imitar.
  • El último programa no tuvo razón de ser por su escaso contenido y quizás por eso, su realización lo demostró.
  • El ganador se dio a conocer desde junio con la elección por puntos de los cuatro finalistas; no había necesidad de continuar la competencia y menos con interpretaciones ya realizadas por esos talentosos muchachos.
  • Considero que la santiaguera —mujer física y personológicamente hecha por su edad— está (tiempo presente) por encima de Karen Gisel —muy bien también como cantante—, pues esta última es solo una adolescente. Fue una falta de respeto comparar a la niña con una mujer y más, cuando la mujer demostró que tiene lo que tenía que tener para ser ganadora también. Especulo, que la selección de la ganadora fue un oportunismo de pablito —el de la idea original—, puesto que la chamaquita es más conveniente para llevársela de casa a divertirse en la gira por otros países…

A modo de conclusión, pienso que la televisión cubana como nuestro deporte nacional y otras instancias de nuestra cultura, está atravesando por un valle de angustias que se pierde en el horizonte y por eso, se notan tantas contradicciones entre lo deseado y lo logrado por ella, a pesar de la escases de recursos financieros de la que se agarran los productores y directores ante la opinión pública para defenderse; olvidando que el talento y la capacidad creativa está a pululo en nuestro país.

Programas con los objetivos de “Sonando en Cuba” deberían ser eternos; estar presentes todo el año; pues la cultura los necesita y la modernidad lo demanda. Solo así podremos ganar en experiencia y llegar a puestas en escena de gran valor estético y social.

Saludos;-)

 


  1. Programa competitivo de la televisión cubana que se trasmitió los domingos en las noches para escoger un cantante entre 16 previamente seleccionados de varias partes del país; con el objetivo fundamental de preservar los valores de la llamada “música popular” cubana.

 


Artículos relacionados


 

Share

18 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Elio atinadas palabras. Me gusta q hayas sabido ver las luces y sombras q tuvo el programa. Para serte sincera no lo vi en todas sus ediciones, y siempre estuve en casa, creo q las razones son evidentes: no me atrajo ni me cautivó del todo, aunq de vez en vez me sentaba un rato en la sala para escuchar voces como la de Rosalía, el camagueyano y hasta a Karen. También me leí con detenimiento los comentarios publicados en Cubadebate y creo q lo mejor q pueden llevarse los creadores de Sonando en Cuba a casa es la experiencia y los sabiso consejor del público, q al final en el mundo de la música es quien manda. Cosas para mejorar, muchas, tú ya las mencionaste; pero tampoco se puede negar q la intención fue buena. Ojalá la próxima entrega, te saque al final más elogios y a mí me siente durante más tiempo frente al tv. Saludos Curiosa.

    1. Hola curiosa:-)

      Bienvenido tu comentario. Los programas de espectáculos en Cuba no son ni la sombra de lo que vemos de Univisión u otros canales. Ellos durante décadas han sido reyes y lo seguirán siendo, no solamente por la plata que tienen, sino también porque buscan a la gente que sabe hacer espectáculos y escuchan lo que piensan los demás. Estas últimas cosas son las que fundamentalmente faltan en Cuba.

      Los que hacemos algo para los demás, pensamos que tenemos la absoluta razón y después, si la gente se queja es porque no tienen capacidad para apreciar lo bello y por demás, son unos desconsiderados porque no saben el trabajo con que se hiceron las cosas.

      Seguimos en contacto.

      Saludos;-)

    • Israel en 7 octubre, 2015 a las 11:47 am
    • Responder

    Uff! Nunca mejor dicho….mientras siga asi habrá muy pocos elogios que hacerle, la diferencia no viene casada con lo burdo…no tanto por la realización, que deja mucho que desear, sino por los resultados….como dice Elio Antonio….nunca mejor dicho!

    • sachiel en 7 octubre, 2015 a las 3:16 pm
    • Responder

    Buen articulo. A juzgar por la cantidad de comentarios en la calle y el el ciber, aquello fue bueno, pero fue el acabose tambien…. Nadie puede dudar que en estas cosas, siempre hay su cuota de parcialización y favoritismo.

    1. Así mismo.

      Saludos;-)

  2. a mi me cuadro el programa! y coincido con quienes vieron ganara la Stguera!

    • El cuirioso en 7 octubre, 2015 a las 7:54 pm
    • Responder

    Me parecio muy bien el programa es un comienzo de poner a la altura que merece la Música Cubana pero nos falta de todo un poco, debemos prepararnos mejor para este tipo de programación. Tuvo acogida pero nos falta todavia, no copiar formatos es lo mejor hacer prevalecer la identidad y la soberanía en el terrono del arte, los valores que están muy ligados a lo que queremos.
    Es de esperar las dificultades, lo que queremos lograr, pero nos falta profesión, no podemos seguir improvisando, el mundo de hoy requiere de una dirección artistica con conocimiento de lo que hacemos, de lo que profesamos, de los gustos, costumbres, en fin de toda la cubania.

    1. Bienvenido El curioso:-)

      Ya he visto por estos espacios virtuales a 3 curiosos; aunque en honor a la verdad, somos un montón de curiosos por saber.

      Leyendo tu mensaje me puse a pensar una vez más que Cuba deben haber suficiente personas para hacer buena televisión; pero inmediatamente reaccioné pesimistamente: deben haber tanta gente mala entorpeciendo el camino a lo bien hecho, que jamás habrá cambio ni siquiera respecto a las cosas más sencillas de resolver.

      Saludos;-)

    • defensor en 8 octubre, 2015 a las 2:27 pm
    • Responder

    sigo con mi opinion, COPIANDO EN CUBA……

    • Sure en 8 octubre, 2015 a las 2:54 pm
    • Responder

    La verdad que fue un absurdo ver el resultado de la competencia “que injusticia”, era obvio que la santiaguera era carisma, presencia, sencillez como toda cubana, amor por la musica, y sobre todo el talento natural que sobresalía por encima de la otra competidora, siempre creí que iba a haber justicia, pero me decepcionó esa elección tan pésima, y creanme la culpa no fue de los jueces…

    1. Bienvenida Sure:-)

      Todo concurso me imagino peque de oportunismo por parte de sus organizadores; ahora, hacia afuera, para la opinión pública, al oportunismo de los organizadores se les llama injusticia y esa palabra, suena feo, pero no devela la realidad.

      Saludos;-)

    • Martha Parejo en 8 octubre, 2015 a las 3:02 pm
    • Responder

    Estoy plenamente de acuerdo y en su totalidad concuerdo con todo lo expuesto en este artículo de verdad que se debe pulir más este progama si le van hacer una segunda temporada y tener más cuidado a la hora de seleccionar a los que van a ocupar los lugares.

    1. Bienvenida Martha:-)

      Esperamos que realmente el próximo sea mejor, por todo lo que se ha dicho y seguirá diciéndose.

      Saludos;-)

    • Marta en 8 octubre, 2015 a las 3:08 pm
    • Responder

    Muy oportuno tu comentario de Sonando en Cuba, coincido con las insatisfacciones de la mayoría de las personas que han señalado las deficiencias que tuvo el programa, y que realmente si lo vuelven a hacer
    (creo que si deben mantenerlo), un buen director lo puede realizar de manera estelar porque muchas personas han dado sus criterios hasta el último detalle de las cosas que funcionaron y las que no, y ya se conoce la opinión de la mayoría para hacerlo aún más popular.

    De la competencia en sí personalmente me incliné más por Rosalía desde su primera aparición y según mi gusto personal pensé que la discusión iba a ser entre ella y Roseth, para mí las dos mejores voces del concurso, pero en el último programa en que evaluaron a Roseth me di cuenta que la balanza estaba para Karen por su juventud, su gracia, su carisma y su talento, no importa que esté estudiando música como han dicho algunos, al final era una desconocida como todos los otros. El camagüeyano me resultó muy carismático y simpático también, pero a mi juicio no lo vi nunca como posible ganador del concurso. Pienso que si Rosalía hubiera ganado muchas personas hubieran criticado también la selección, y como veo las cosas la vida realmente dirá la última palabra y demostrará el verdadero talento.

    A mi juicio el mayor fallo del concurso no fue darle el valor adecuado a los 4 finalistas, podían haber tenido más participación, cantar más canciones quizás hasta combinarlos en un mismo tema y poder valorar las
    posibilidades reales de cada cual y nosotros poder disfrutar del talento de jóvenes figuras que se abrirán paso en nuestra vida cultural, al final ganara quien ganara iba a tener seguidores y detractores y este programa era para ellos la oportunidad de lucirse, darse a conocer y demostrar sus capacidades. Por supuesto que también esos finalistas llevaban más reconocimiento por haber llegado a ese lugar y el tratamiento de perdedores que se les dio en mi criterio fue bochornoso y lo único que faltó fue el león para que se los comieran.

    Por la inconformidad popular ante el premio para Karen, Rosalía también ha ganado, pues las personas la han defendido y resaltado sus virtudes y ha demostrado que ha logrado con su desempeño ser popular, por lo que creo que exista alguna persona inteligente por ahí que le abra el camino y le facilite seguir adelante porque bien se lo merece.

    Del programa final para que hablar fue desastroso y los detalles están más que reflejados por muchas personas, sin embargo lo que menos me gustó fue la poca profesionalidad de los consagrados que vinieron a robarse un show que no era para ellos y si así fue concebido creo que fue un gran craso error.

    Independientemente de los problemas no creo que sea necesario tampoco hacer leña del árbol caído y no ser hipercríticos porque si tanta gente opina, o critica es porque no resultó inadvertido, porque levantó expectativas, porque se vieron cosas que no se hacen en nuestra Tele y porque las personas se quedaron con ganas de que aún pudiera haber sido mejor, por tanto prefiero ver el vaso casi lleno, y creo por tanto que sí fue válida la propuesta y me gustaría que se mantuviera y que siguiera por géneros, trova, rock, balada, música culta, para que los competidores puedan competir en condiciones semejantes, o quizás algún día también pudiéramos apostar por un programa de élite en que los concursantes sean completos y estelares y podamos encontrar a otro como el Benny, que diga: elige tu que canto yo.

    • Ile en 8 octubre, 2015 a las 3:18 pm
    • Responder

    Bien intenso lo que escribiste Elio Antonio pero una pura verdad tampoco me gustó para nada la conducción de Carlos Luis, y 100% de acuerdo contigo pues la santiaguera Rosalía estaba escapa ´ como decimos en buen cubano, por lo menos yo, vi solo los programas donde cantaba ella y siempre pensé que iba a ser la ganadora pues la otra no le llagaba ni a los tobillos, y no se pero siento que el jurado debían haber sido cantantes más consagrados como Cándido Fabré,Yeni, u otros tantos , Laritza y el niño no lo hicieron mal pero bueno creo que hubiera disfrutado más con Fabré, Yeni y Yumurí, y para si van hacer nuevamente ese concurso (espero que si) pues que lo hagan mejor en todos los sentidos, que este les haya servido de aprendizaje y para la otra sean más justos con los concursantes, y que siga Sonado la buena música cubana.

  3. Ese programa es una copia absurda de La Voz Kids, ese programa que tantos criticos comunistas aqui califican de absurdo, sin darse cuenta de que Sonando… tiene demasiada improvisacion y ganandose puntos poniendo pegatinas en la calle para que todo el mundo siga el programa, y que no forman un team de equipo como el de Daddy Yankee, Prince Royce, aqui hay demasiado individualismo.

    • Pedro en 9 octubre, 2015 a las 5:43 pm
    • Responder

    La conducción para mi fue pésima… lo único que sabía decir el conductor es te despido momentanea o definitivamente….realmente hizo un esfuerzo pero no le fue bien.
    Para mi fue la santiaguera la ganadora no tenía discusión.
    El artículo hibiese quedado mejor si no hubieses terminado especulando… con las cosas reales y que todo el mundo vio era mejor… al final la idea es que mejoren futuros programas.

    1. Bienvenido Pedro:-)

      De acuerdo contigo.

      Saludos;-)

Responder a Elio Antonio Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.