Notas sobre “¿Qué es el Comunismo?”

Frases para respaldar ideas | Ideas no comprendidas

J. Sabirov. ABC de conocimientos socio-políticos

(Editorial Progreso, Moscú 1987)

 

“Las ideas comunistas han atravesado en su desarrollo tres etapas. La primera abarca el periodo del socialismo utópico; la segunda, el del comunismo científico hasta la Gran Revolución Socialista de Octubre en Rusia. A partir del momento de la victoria de esta revolución comienza la tercera etapa, cuyo contenido es la plasmación en la vida de la teoría marxista‑leninista del socialismo mundial. [Pág. 4]

Capítulo 1. El comunismo primitivo y las consecuencias sociales de su extinción

“El gran naturalista inglés Ch. Darwin (1809‑1882) demostró con su teoría de la evolución que el hombre procede de una especie particular de monos antropoideos. Mas su teoría no explicó aún porqué el hombre llegó a convertirse en hombre, o sea, en ser pensante capaz de crear la sociedad y vivir la vida social. Este problema lo resolvió F. Engels su obra El papel del trabajo en la transformación de mono en hombre. Mostró en ella que al hombre lo ha creado el trabajo, que en el curso de la actividad laboral entre los hombres primitivos surgieron nexos y relaciones sociales. [Pág. 7]

Fundamento teórico de la transformación del comunismo de utopía en ciencia

“[…] Marx y Engels desde sus posiciones estrictamente científicas, dijeron sobre la sociedad comunista solo cuanto les permitía su tiempo. [Pág. 118]

“La explotación capitalista se ejerce mediante la apropiación por los capitalistas del producto creado por los obreros asalariados por encima del valor de sus fuerzas de trabajo, es decir, del valor de los medios vitales necesarios para mantener la actividad laboral normal. Al descubrir la plusvalía apropiada por los capitalistas, Marx descubrió la fuente de la contradicción fundamental del capitalismo —contradicción entre el trabajo y el capital—, reveló la verdadera situación de la clase obrera bajo el capitalismo. [Pág. 119]

Lenin: Continuador genial de la doctrina y la causa de Marx y Engels

“Entre los marxista de su tiempo solo Lenin fue capaz de comprender justamente la esencia de la nueva situación, crear la teoría científica del imperialismo y hacer nuevas deducciones teóricas y políticas de ella. La deducción más importante consistía en que el imperialismo es el capitalismo en extinción, corrompido y parasitario, la víspera de la revolución proletaria. [Pág. 142]

“Para Marx y Engels, la edificación del socialismo era una perspectiva bastante alejada y no disponían de material histórico para crear una teoría íntegra de la transformación revolucionaria del capitalismo en socialismo. La posición de Lenin era distinta y, en particular, después de la victoria de la Gran Revolución Socialista de Octubre. Lenin es el creador de la ciencia sobre la construcción socialista, de la teoría íntegra del período transitorio del capitalismo al socialismo, con lo cual hace una descollante aportación al desarrollo del comunismo científico. [Pág. 152]

El Estado soviético, al no disponer de los recursos económicos necesarios tuvo que emplear para reestablecer la economía nacional elementos capitalistas con el fin de animar la vida económica. Lenin no veía peligro social en cierta reanimación de los elementos privados capitalistas, puesto que el poder estatal y las ramas rectoras de la economía se encontraban en manos de la clase obrera y sus aliados. La utilización racional del capital privado solo contribuyo a la causa de la construcción del socialismo. Esta política fue denominada nueva política económica (NEP), característica del periodo de transición del capitalismo al socialismo. [Pág. 153]

“En la concepción leninista del proceso revolucionario mundial se confiere primordial importancia a la cohesión de todas las fuerzas revolucionarias y, ante todo, al logro de la unidad de la clase obrera tanto en escala nacional como internacional. Lenin relacionaba esta tarea con la aglutinación de todas las fuerzas verdaderamente revolucionarias en la III Internacional Comunista. [Pág. 154]

“La lucha por la paz, contra la agresión imperialista, contra el militarismo y la guerra ocupa importante lugar en la teoría y en el programa leninista del movimiento comunista. Un gran logro del leninismo en el progreso actual, su mérito inapreciable es la argumentación multilateral de las vías, medios y métodos de prevención de una nueva guerra mundial. [Pág. 157]

Lenin comprendía profundamente y explicaba de continuo que sin la teoría revolucionaria no puede haber práctica revolucionaria. “…La ausencia de teoría —escribió— niega derecho de existencia a una tendencia revolucionaria y, tarde o temprano, la condena de manera ineluctable a la bancarrota política”1. Lenin se preocupaba de la elaboración de la teoría revolucionaria y de su conjugación con el movimiento obrero, puesto que las ideas progresistas —al adueñarse de la conciencia de las masas— se hacen fuerza material revolucionaria invencible. [Pág. 158]

“Los ideólogos del anticomunismo y los oportunistas de todo tipo declaran que, como el mundo ha cambiado tanto, el leninismo ha caducado y por consiguiente, ya no puede ser considerado marxismo de la época contemporánea. En el mundo, es verdad, se han operado grandes cambios. Los comunistas no solo lo reconocen, sino que los someten al análisis marxista y sobre esta base desarrollan el leninismo. [Pág. 158]

“El leninismo no ha envejecido ni puede envejecer. El mundo se desarrolla según su predicción hecha sobre la base del profundo estudio de la nueva situación. Los caminos operados en el mundo son consecuencia de la acción de las fuerzas y las regularidades históricas descubiertas por Lenin. Estas regularidades continúan en vigor hasta ahora. Las modificaciones acaecidas en el capitalismo contemporáneo no han efectuado la naturaleza del imperialismo, su esencia agresiva, las leyes económicas y sociopolíticas del desarrollo que señaló Lenin. O sea que continúan rigiendo en forma modificada las leyes que él descubrió de la lucha de clase del proletariado, las regularidades de las regularidades de la revolución socialista, de la edificación del socialismo. Las modificaciones tampoco han afectado la naturaleza internacionalista de la clase obrera, su misión histórica. No han desaparecido en los países capitalistas las raíces económicas y sociales que engendran el oportunismo en el movimiento obrero. Siendo así, mantiene todo su vigor la doctrina leninista sobre el partido revolucionario del proletariado, sobre sus aliados en la lucha contra el imperialismo, por el socialismo, sobre la lucha contra el oportunismo de derecha y de “izquierda”, sobre los medios de lograr la unidad de la clase obrera, la cohesión del movimiento comunista. Cabe decir con toda razón que no ha caducado ninguna tesis fundamental del leninismo, puesto que en la época actual siguen existiendo y rigiendo los fenómenos, factores, fuerzas, clases, circunstancias, leyes y regularidades económicas y sociopolíticas que despertaron a la vida el leninismo. [Pág. 160]

“[…] El leninismo nunca fue doctrina nacional o regional, su carácter internacional se debe a que, siendo continuación, desarrollo ulterior del marxismo en una nueva etapa de la historia de la humanidad, interpreta los intereses y los deseos sustanciales de la clase obrera internacional, da respuesta científica argumentada a los problemas cardinales de la vida y la lucha revolucionaria de todos los trabajadores y pueblos sojuzgados. [Pág. 162]

“[…] Es verdad también que en el mundo actual existen no pocas corrientes que se denominan marxismo, leninistas, marxistas‑leninistas. Pero solo el legado de Marx, Engels, Lenin y sus continuadores es la encarnación del verdadero marxismo científico cuya veracidad ha sido corroborada por la práctica revolucionaria. La doctrina de Marx y Engles constituye una unidad monolítica de tres partes integrantes que han sido desarrolladas y defendidas por Lenin de todo tipo de adulteración y deformación. Todas las tentativas de la burguesía y los ideólogos revisionistas de contraponer a Lenin y Marx, al leninismo y el marxismo son científicamente inconsistentes. Entre ellos existe sucesión teórica e histórica interna. En el sentido lato, todo ello es el marxismo de la época contemporánea, puesto que las ideas fundamentales de Marx y Engels mantienen plenamente su vitalidad hasta hoy. [Pág. 163]

“Efectivamente, las mentiras son muchas, y la verdad científica solo una. Es verdad también que el mundo actual existen no pocas corrientes que se denominan marxistas, leninistas, marxistas‑leninistas. Pero solo el legado de Marx, Engels, Lenin y sus continuadores es la encarnación del verdadero marxismo científico cuya veracidad ha sido corroborada por la práctica revolucionaria. La doctrina de Marx y Engels constituye una unidad monolítica de tres partes integrantes que han sido desarrolladas y defendidas por Lenin de todo tipo de adulteración y deformación. Todas las tentativas de la burguesía y los ideólogos revisionistas de contraponer a Lenin y Marx, al leninismo y al marxismo son científicamente. Entre ellos existe sucesión teórica e histórica interna. En el sentido lato, todo ello es el marxismo de la época contemporánea, puesto que las ideas fundamentales de Marx y Engels mantienen plenamente su vitalidad hasta hoy día. [Pág. 163]

“La apareció de diversas interpretaciones del marxismo no es una prueba de crisis sino de la fuerza creciente de esta doctrina. Cuando el movimiento revolucionario se suman cientos de millones de hombres, cuando bajo la bandera del socialismo se ponen países de diferente nivel económico, socio‑clasista y político en sus tradiciones históricas peculiares, sería ingenuo pensar que las ideas socialistas serían acogidas por todos igualmente el creciente vigor e influencia del marxismo. [Pág. 164]

“El leninismo se opone resueltamente al revisionismo2, a todo cuanto conduce a la revisión infundada de las verdades comprobadas en la práctica. Al mismo tiempo, el método del leninismo es incompatible con el estancamiento del pensamiento teórico. Sería equivocado considerar el marxismo como baúl con tesoros cerrados, del que se puede extraer las riquezas cuando es necesario. Pero no menos peligrosos son los intentos de incluir en el marxismo, so pretexto de su desarrollo, diversas teorías ideológicas, y entre ellas concepciones liberal‑burgesas y revisionistas. [Pág. 168]

“El maxismo-leninismo no pretende conocer plena y perfectamente todos los fenómenos del mundo, poseer un surtido completo de verdades absolutas que sería necesario solo repetir y aplicar. Es una doctrina eternamente viva, en desarrollo. La fuente de la fuerza invencible del leninismo, de su influencia real sobre el desarrollo de la historia universal, sobre el progreso de la humanidad reside en su riguroso carácter científico, la adecuación permanente de las tesis teóricas a la práctica social, el justo reflejo del presente y la previsión del futuro partiendo del preciso conocimiento de la realidad. [Pág. 169]

Capítulo 6. La revolución socialista y la edificación del socialismo

“[…] Marx, Engels y Lenin sometían a crítica demoledora la táctica aventurera y la fraseología seudorrevolucionaria de los oportunistas de “izquierda” y los sectarios. [Pág. 173]

“El problema radical de toda revolución es el problema del poder del Estado. La revolución socialista arrebata el poder a la burguesía, última clase explotadora de la historia. La burguesía nunca renuncia voluntariamente al poder. La clase obrera y el partido comunista resuelven el problema fundamental de la revolución derrocando el poder del capital monopolista y estableciendo la dictadura del proletariado. La dictadura del proletariado se aprecia para sofocar la resistencia de la burguesía derribada, defender la revolución y sus conquistas, para liquidar totalmente el capitalismo y construir la sociedad socialista. [Pág. 175]

“De vez en cuando se expresa la opinión de que para la transición pacífica al socialismo no es necesaria la dictadura del proletariado. Se intenta relacionar su necesidad solo con formas de conquista del poder por el proletariado tales como la insurrección armada, la guerra civil, las operaciones guerrilleras, etc. Con este enfoque la dictadura del proletariado se ve como restricción inevitable de la democracia. Pero una u otra restricción virtual de la democracia durante el paso del capitalismo al socialismo no es engendro de la dictadura del proletariado, sino resultado de la agravación de la lucha de clases, del avivamiento de la guerra civil por la burguesía derribada, de su labor contrarrevolucionaria, del sabotaje. Por su esencia socio‑clasista la dictadura del proletariado es la democracia para los trabajadores, para la mayoría, e instrumento para vencer la resistencia de las clases explotadoras, sus aliados y partidarios. [Pág. 175]

“La vía pacífica (no armada) de acceso del proletariado al poder, es particular, con el uso de las instituciones parlamentarias burguesas no tiene nada en común con combinaciones parlamentarias de las camarillas, con la mera lucha electoral por la mayoría parlamentaria. El camino pacífico tiene sentido e importancia solo cuando la resistencia armada de la burguesía se haya bloqueada, y el ejército en su gran masa se niega a apoyarla. Entonces la burguesía no tiene otra alternativa que ceder pacíficamente el poder. [Pág. 177]

“Los partidarios del avance revolucionario al socialismo cometerían un grave error si asumieran previamente el compromiso de atenerse solo a la forma de lucha pacífica o armada en cualquier situación. “Intentar admitir o rechazar el método concreto de lucha sin examinar detenidamente la situación concreta del movimiento de que se trate, en el grado de desarrollo que haya alcanzado, significa abandonar por completo el terreno del marxismo”3, escribió Lenin. [Pág. 177]

La sociedad del periodo transitorio no puede ser calificada aún de socialista porque la privación de la burguesía del poder político, estatal e incluso la expropiación de la gran propiedad capitalista no significan aún su liquidación como clase. [Pág. 183]

Creo que aquí entra la permanente preocupación del Che por el desarrollo de la conciencia de los hombres. [Elio Antonio]

“En la dictadura del proletariado la edificación del socialismo se ve levantada a la vida política independiente, aprenden en la práctica el arte difícil de administrar el Estado, la industria. “Cometeremos inevitablemente errores —señaló Lenin—, pero de cada error aprenderán ahora no ya grupos de estudiantes que sigan un curso teórico cualquiera de administración pública, sino millones de trabajadores que sentirán en su propia carne las consecuencias de cada falta y verán ellos mismos que tienen planteadas las impostergables tareas de llevar la cuenta y distribuir los productos y de elevar el rendimiento del trabajo, que comprobaran por propia experiencia que el poder está en sus manos, que nadie los ayudará si no se ayudan ellos mismos4. [Pág. 184]

De aquí, me parece descubrir de dónde el Ché sacó la necesidad de convertir el país en una escuela gigante; precisamente para que el hombre nuevo comprendiera está avatar que tiene estando en poder. [Elio Antonio]

El Estado proletario reeduca a los obreros y campesinos trabajadores en el espíritu socialista: libra su conciencia y conducta de los instintos de propiedad privada, de la herencia de egoísmo, individualismo, avaricia; les inculca la sicología socialista, la conciencia de que son los verdaderos amos del país. Favorece la búsqueda y promoción de organizadores procedentes del pueblo, pues sin ello no se puede construir el socialismo. [Pág. 184]

¿Será que yo no estoy bien al tanto de la realidad cubana; pero cómo puedo convencerme de que en Cuba esta función del Estado está bien implementada? [Elio Antonio]

El Estado no es el único órgano de ejercicio de la dictadura del proletariado. Para ellos se forma todo un sistema político que comprende organizaciones estatales y sociales. Con todas las particularidades en los diferentes países, sus elementos necesarios comunes son: el Estado de la dictadura del proletariado, el partido marxista‑leninista, los sindicatos, las uniones juveniles, las organizaciones cooperativas, las uniones creadoras de arquitectos, artistas, personalidades de la literatura, el arte. Cada organización del sistema político, atendiendo sus problemas específicos y utilizando sus métodos de trabajo, participa en la realización práctica de la dictadura del proletariado. El papel rector en este sistema le corresponde al partido marxista‑leninista. [Pág. 184]

“La dictadura del proletariado es un nuevo tipo de poder, pues se basa en el arte revolucionario de la clase obrera, del campesinado por ella dirigido y de las masas trabajadoras de la ciudad y del campo. “La dictadura del proletariado —escribió Lenin— es una forma singular de alianza de clase del proletariado, vanguardia de los trabajadores, y los numerosos sectores no proletarios (pequeña burguesía, pequeños propietarios, campesinos, intelectuales, etc.) de trabajadores o la mayoría de ellos…5. [Pág. 185]

De aquí la importancia del debate permanente en todos los ámbitos de la sociedad; algo por lo que tanto se aboga ahora, especialmente, gracias al acceso cada vez mayor a la opinión pública de los cubanos “independientes” a través de las redes de computadoras y en lo particular e inexorable, por el proceso de normalización de las relaciones entre EE.UU. y Cuba. [Elio Antonio]

“Un gran significado teórico y práctico tiene en la actualidad el que Lenin no reducía el problema de la alianza y sus participantes solo al campesinado, sino que incluía en ella a todas las capas intermedias de la población entre el proletariado y la burguesía. Lo cual quiere decir la concepción leninista de la alianza se refiere también a los países capitalistas industrializados donde queda relativamente poco campesinado, pero se han formado numerosas capas medias, ante todo urbanas; sin el paso de estas capas al lado del proletariado la transición al socialismo es imposible. Como es natural, en los países con gran número de campesinos tiene importancia primordial la alianza con ellos. La peculiaridad de esa alianza consiste en que el proletariado es su dirigente y organizador, une a las masas trabajadoras no proletarias. [Pág. 185]

[Estudio inconcluso]

 


  1. “El aventurismo revolucionario”. O.C., tomo 6, pág. 379.
  2. Según el RAE: Tendencia a someter a revisión metódica doctrinas, interpretaciones o prácticas establecidas con la pretensión de actualizarlas. Según Wikipedia: El término ha sido históricamente usado por parte de aquellos marxistas que creen que tales revisiones son injustificadas, por lo que representan un abandono o traición de lo que ellos mismos interpretan como la variante “más pura” del marxismo. Por lo tanto, como “revisionismo” fue adquiriendo una connotación negativa con el paso de las décadas, actualmente pocos marxistas se autodefinen como “revisionistas”. [Amplíe su consulta]
  3. Lenin. La guerra de guerrillas. OC, t. 14, pág. 2.
  4. Lenin. Informe al II Congreso de los Sindicatos OC, t. 37, pág. 452.
  5. Lenin. Prefacio a la publicación del discurso “Acerca de cómo se engaña al pueblo con las consignas de libertad e igualdad”. OC, t. 38, pág. 377.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>